Palabra del Pastor

Mensaje do Reverendísimo Thomas Wenski

Queridos hermanos y hermanas en Cristo,

La decisión de hoy de la Corte Suprema de los Estados Unidos que anuló el fatídico Roe v. Wade ciertamente es bienvenida por todos aquellos que reconocen que la vida humana comienza en la concepción y que este es un hecho científico y biológico y no simplemente una creencia religiosa o una teoria ideológica. Por lo tanto, el niño por nacer debe ser bienvenido a la vida y protegido por la ley.

Sin embargo, la decisión de hoy no prohibe el aborto en los Estados Unidos. Pero si devuelve el poder tomar decisiones acerca de las polizas del aborto al pueblo y a sus representantes electos. Incluso la jueza pro-abortista Ruth Ginsburg no era fanática del razonamiento legal detrás de Roe v. Wade, que muchos criticaron como los “jueces legislando desde los bancos”.

Esperamos que el desmantelamiento de Roe permita que la legislación que protege a los no nacidos avance en nuestras legislaturas estatales y sobreviva a los desafios constitucionales en el futuro.

El aborto, con mucha frecuencia - se considera como la solución a un problema imprevisto, una posición alternativa si la anticoncepción falla o no se usa. Sin embargo, el aborto no es la solucíón - y tampoco es un derecho. Es un mal, es un gravisimo mal que desde 1973 - ha terminado prematuramente con la vida de más de 60 millones de almas - solamente en este pais.

Reverendísimo Thomas G. Wenski
Arzobispo de Miami